Trabajo

    Smart Worker

    01/03/2017

    No sé si os pasa, pero yo leo artículos sobre propuestas de trabajo como el “Smart Worker” y entro en trance. Y es porque no puedo evitar comenzar a maquinar como implementar esto en nuestras empresas españolas. Probablemente si nos pusiéramos a buscar, hay empresas españolas que ya lo practican, probablemente sean grandes, muy estructuradas. ¿pero cómo hacemos con nuestras pequeñas y medianas empresas?

    El Smart Worker (en adelante SW) como un paso más al teletrabajo, significa sin lugar a dudas romper con la cultura presencialista de muchas empresas que nos rodean.  Y no solo eso, significa dejar de dar valor a la presencia y al horario, para pasar a dar valor a trabajo y resultados.

    ¡¡Choque con la realidad!! Resulta que hay una sentencia de Audiencia Nacional de 06/05/2016 que confirma doctrina, en relación con la obligación de las empresas a establecer un sistema de registro de la jornada diaria efectiva que permita conocer no sólo la realización de horas extraordinarias, sino también la duración de la jornada ordinaria. A ver qué inventamos “los de Recursos Humanos” para salvar obligatoriedad del horario y la presencia.

    Volviendo al Smart Worker, uno de los resultados que se espera conseguir, es tener plantillas más felices y aumentar la productividad. Frederick Herzberg (psicólogo 1923-2000) ya nos hablaba en su ”teoría de los dos factores”, sobre los factores higiénicos o de insatisfacción y los factores que motivan a los trabajadores. Y ahí, a principio del siglo pasado ya se habla de Insatisfacción cuando hay falta de Políticas Salariales y Beneficios, Organización, Relación con los Compañeros, Ambiente Físicos, Supervisión, Estatus, Crecimiento… Y reconoce factores motivacionales como aquello que está relacionado con lo que el empleado hace y desempeña, tienen que ver con el crecimiento y el desarrollo personal, tomando como ejemplo; logros, reconocimiento, independencia laboral, responsabilidad… ¿Todavía hay alguien que se pregunta si SW nos puede ayudar a motivar nuestras plantillas?

    Otra cuestión que me viene a la cabeza es que, para adaptarnos a este tipo de trabajo, las empresas, los departamentos incluso las tareas, van a tener que estar muy estructurados, muy planificados y probablemente esto también sea un inconveniente para algunos sectores profesionales, reapareciendo de nuevo las culturas y métodos de trabajo que arrastramos del pasado. En este sentido, imprescindible entrar ya en la era digital ¡el que no lo haya hecho ya! Poder trabajar desde cualquier lugar, significa: estar conectado, tener las herramientas suficientes para hacerlo y contar con la formación necesaria. Las empresas deben valorar esto como una inversión.

    ¿y nuestros mandos intermedios (o managers) ?, también tengo trabajo para ellos. Los mandos deben desarrollar nuevas competencias, como confiar en sus equipos y saber delegar tareas. Y sin duda alguna ayudar a sus colaboradores a desarrollar competencias de autogestión y colaboración. Las formas de relacionarse y comunicarse van a cambiar, no desaparecer, pero si cambiar y hay que estar preparado para saber gestionarlas y hacerlas más eficientes.

    Mucho trabajo, sin duda, que comienza como todo, desde el principio, por sensibilizar, por convencer, por concienciar a los directivos que todavía no ven.

    Como decían en una campaña publicitaria: Nada es Imposible.

    Carmen Pérez